sábado, 29 de agosto de 2009

Quiero que seas ciego, de Cristina Vela Delfa

Otro poema más. Esta vez de Cristina. De tanto cantar desde la perspectiva femenina van a pensar que soy sarasa. A este poema le quise poner música antes del estreno de la Plaquette nº 1 En Crisis (Poemas de la Chica de la Curva), pero no fue tan fácil como pensaba. El tiempo invertido a merecido la pena.


Abre las manos y colócalas sobre tus ojos:
te voy a dar lo mejor de mí.
Desenvolviéndome con los labios y los dientes,
lo encontrarás debajo de mi piel.

Apaga la luz entonces
y podrás mirarme con la lengua.
La esencia de mí que nadie obseva
te inundará gota a gota si me besas.

Lo mejor de mí es todo líquido.
Se vierte y desparrama entre los dedos.
Fluye como la vida entre las grietas
y moldea con paciencia el duro mármol.

Lo mejor de mí sube a las nubes
y se vuelve fina lluvia entre tus párpados.
Tú ya lo sabes porque nadaste en mis ojos,
empapado en el rumor de mis pestañas.

Mírame con las manos.
Contémplame con la boca.
Hazte ciego en mi belleza.
Al encender tu mirada
y emborracharte de mí,
descubrirás la mujer más sabrosa.
(degustarás la mujer más hermosa).

viernes, 28 de agosto de 2009

Autoayuda, de Rut Sanz

Aquí os pongo otro poema que me he atrevido a mancillar con mi música, esta vez de Rut Sanz. El poema está editado en la Antología de jóvenes poetisas Parque de atracciones. La verdad que este poema hubiera sido un perfecto rap, pero he hecho con el lo que me ha dado la gana. Ya me diréis si os gusta o no lo que he hecho con él cuando lo escuchéis. A mí personalmente me gusta mucho el resultado.


Déjese de decálogos propuestos por el loquero: su familia no tiene arreglo. Olvide las normas: los vecinos siempre van a echar la culpa al vecino del quinto. Pase de convenciones y busque paz: haga mucho el amor. Modere su actividad: tómese un café bien cagado e invierta en bolsa. No corra: pero dese prisa. Relájese: no cuadricule su vida. Evite el sedentarismo: trashume. Fume lo menos posible y riegue la maría. No le robe horas al sueño: pídaselas a papá. Reprima impulsos: ¡tenga cuidado! ¿Qué prefiere: los Antes, los Después o los Ahora? Entonces, ha acertado. Colóquese la corbata, que al mundo le ponen los estereotipos. Enseñe los dientes, que le han costado un pastón. Sea feliz o al menos disimule un poco mejor, hombre. Tin, tin tin.

(Cara B).

jueves, 27 de agosto de 2009

Tentación, de Celia Prieto Mazariegos

Este poema de Celia lo he robado de su libro Espacio de humo y le he puesto música. En cuanto lo leáis, comprenderéis que es casi imposible que algo así pueda sonar mal con música. Sonaría bien hasta con reguetón... bueno, no... con reguetón no, pero sí con el resto de tipos de música... bueno, con bakalao tampoco...En fin, ya dejo de decir bobadas y os pongo el poema. La foto la he sacado de aquí.


La chica que yo habito
tiene el cabello mojado
y unos ojos cóncavos como lechos de río.
La chica que yo habito, mira por la ventana
y parpadea.
Al fondo los cipreses la vigilan.
Recuerda algunas fotos
algún trazo
en un lienzo.
Recuerda
un tren diario
y el vuelo de una mosca
que sigue embelesada la aguja
del reloj.
Los versos en latín de aquella tarde
resultan imposibles a estas horas.
Recoge tus papeles -recuerda que le dijo-
recoge tus cenizas y déjame los besos.
La chica que yo habito
está de paso,
no vive mis historias,
recuerda del viaje
sólo el viaje. Los cipreses.
Susurra
unas palabras en latín. No sabe lo que dice,
me ensucia los cristales
y empapa mi sonrisa
y finge que no sabe
que no sé que la extraño,
y finge que no sabe
que no sé que (quién) soy yo.


domingo, 23 de agosto de 2009

Arizona Baby - Sunday (Acústico)

Aquí os dejo una canción del que seguramente sea el mejor grupo de Valladolid. Vielba y compañía se merecen el éxito que empiezan a recoger después de muchos años de trabajo.


viernes, 14 de agosto de 2009

Una poesia di Franco Bonucci




TIM

Sono giorni
che ti sto cercando
,
ma tu -tu -tu -tu -tu
tu non rispondi mai...
tu, proprio tu
solo tu,
nella mia vita,
tu, solo tu
sempre tu
falla finita,
tu -tu -tu -tu
tu -tu -tu
tu che non rispondi
mai,
e hallo, hallo, hallo
allora sai cosa facciamo?
Se il telefono non suona,
somo io che non ti chiamo...


jueves, 13 de agosto de 2009

Un poema de Francisco Carrasco

Inutilidad de la poesía

Mañana haré una hoguera con mis versos,
sin tregua, por si alguno
quiere poner a prueba su inocencia.
Voy a ser el verdugo
más cruel con aquello que amé tanto.
Los versos que conmigo
contemplaron la vanidad del mundo.
Y los que fueron fieles
al árbol, y al tañer de las campanas.
Los que se complacían con las tardes
que ardían en la piedra.
Alguno entró conmigo al gabinete
de mis sueños profusos,
donde ella me ofrecía
su adecuada postura.
Otros fueron mis cómplices, convictos
de vidas diseñadas.
Y al mirarme al espejo
y ver que el tiempo me ha ultrajado tanto,
me declaro culpable,
reo de lesa conciencia,
de haber prestado vida
a tanta desventura.

martes, 11 de agosto de 2009

Un poema de José Naveiras


He leído este poema en el blog de Gsus Bonilla y no he podido esperar ni cinco minutos a colgarlo también aquí. Es Genial.


ME

Me duelen las escarpias
de atajar memorias
y se me ponen como pelos
al aterrizar en el ático de mi estómago.

Me lloran los platos
al esperar imposibles
y los tengo como ojos
de tanto recordar silencios.

Me ciega el puño
con inesperados anuncios
y lo tengo en un corazón
donde por suerte no es invierno.

Me ensordece el estropajo
por tostar titubeos
y está como una lengua
si afilamos piedras.

Vale,
tengo los corchos de pulmón.

por José Naveiras, de su libro POEMAS PARA BERBERECHOS (ED.DIEDYCUL 2007)

lunes, 10 de agosto de 2009

El Señor de los Traguillos

Éste es un corto que rodamos unos amigos hace unos años. A ver qué os parece


lunes, 3 de agosto de 2009

Manchas de fluor (Meacuerdo IV)




Me acuerdo de que la gente
me envejecía
dos o tres años
que al mismo tiempo
me restaban
y
me sumaban
a través de la altura.

Me acuerdo de atardeceres
que todavía no conocían
la palabra melacolía.
Me acuerdo del mar
la primera vez,
como en una foto descolorida,
aplastado por la luz.

No consigo acordarme
de todas mis cicatrices,
de todas las lágrimas
y caídas
acumuladas en las piernas
y en los codos.
Me acuerdo de las piedras
pequeñas, medianas y grandes
convirtiendo juegos en guerras,
gritos en odio.

Me acuerdo del olor a incienso
y sabor a mosto
de los domingos por la mañana.

Me acuerdo de las manchas
de fluor
sobre el babi.
A veces me acuerdo
del cura don Jesús
de visita en casa
una vez al mes.

Me acuerdo de los pantalones de pana
que nunca más
me volví a poner.

Me acuerdo de mi primera bicicleta,
de la primera tarde
sin las ruedecitas,
me acuerdo de esa primera manera
de volar.